El Instituto de las Hijas de Nuestra Señora de la Misericordia, está desarrollando una misión-formación en la Diócesis de Ancud, en diferentes lugares del Archipiélago de Chiloé, la cual empezó en Enero de este año, el mes de Julio recién pasado y finalizará en el mes de Septiembre.

La misión que empezó en el verano y luego invierno del año 2016, se inició con el impulso que nos dio el hermano franciscano Fr. Julio Campos, quien contactó con el Instituto de las Hijas de la Misericordia, luego de esta motivación llegaron las misioneras. En este entonces la Hna. Paulina Bravo encargada de las misiones de la Provincia San José, visita el lugar junto con la Hna. Paula Díaz y Viviana, dando así al comienzo de la misión  verano e invierno del 2016 respondiendo a esta invitación Hna. Paula Díaz, Hna. Lissete Escarate e Isabella.

Verano de 2017 me sumo a la misión, particularmente a la etapa de formación para agentes pastorales, catequistas que se llevaría a cabo en la Parroquia Apóstol Santiago, haciendo extensiva la invitación a todas las parroquias y comunidades de la Isla Grande. En esta misión de Enero llegan Viviana, Hermana Paulina, hermana Paula, Romina, Natalia, Hermana Lissete y quien escribe. Comprendiendo las comunidades de Putemún, Pid Pid, Alto muro, visita al hogar de Ancianos San Francisco, acompañando las celebraciones, la visita puerta a puerta, encuentro de oración y apoyando las fiestas de los patrones-advocaciones respectivas. Invierno de 2017 se arma nuevamente la escuela de formación para los catequistas de la Parroquia Apóstol Santiago haciendo extensiva la invitación a las otras comunidades.  En esta misión también se realizó encuentro de oración con los jóvenes de la penitenciaria, la visita al hogar de ancianos San Francisco y encuentro diocesano de acólitos. Cabe destacar que las hermanas Franciscanas Hijas de la Misericordia abrieron las puertas de su casa en el año 2016 y 2017, haciendo nos sentir una más de su hermosa fraternidad, también de familias que nos ubicaron en sus casas como una más.

Verano de 2018 vamos a realizar el cierre de la misión, visitando nuevamente las comunidades antes acompañadas y también la escuela de formación de verano en un contexto mariano y con matices de la visita del Santo Padre Francisco. En esta oportunidad venimos a la Isla hermana Paula, hermana Lisette, Romina, Isabel  y quien escribe.  En la evaluación se aprecia la necesidad de poder seguir acompañando pero en otras comunidades, descentralizando Castro, conformado así una misión llamada Itinerante de la Zona Centro de la Diócesis.

Julio de este año, realizamos la misión-formación itinerante – “Vayan por todo el mundo y anuncien la Buena Nueva a toda la creación”. (Mc 16,15) – junto con la hermana Danay Mardones, con quien fuimos a las comunidades para acompañar el proceso de formación en: Quilquico – Rilán; San José – Curahue – Quelquel – Tey –Puyan – Llutiuy – La estancia – Ducan,  Achao – Curaco de Veléz; San Javier – San Judas Tadeo, Dalcahue; Calén, Isla de Quehui, Castro; Santiago Apóstol y Sagrado Corazón.

Para nosotras esta experiencia de misión inter-congregacional ha sido de gran alegría, gratitud, llegar principalmente a los lugares donde nuestros hermanos en la fe están más apartados –

“Irás adondequiera que te envíe, y proclamarás todo lo que yo te mande. No les tengas miedo, porque estaré contigo para protegerte”. (Jer 1,7) –  damos infinitas gracias al Padre Dios que puso esta vocación a la misión en nuestros corazones y a María nuestra Madre que acompaña y guía el caminar de salir al encuentro así como lo hizo ella en la visitación. Dios nos bendiga y María Inmaculada que nunca falla siga acompañando el camino.

Daniela Alejandra Lamig Pardo