El domingo 29 de Julio en la Misa celebrada por el Párroco padre José Contreras y concelebrada por el vicario padre Milton Díaz, siete hermanos de nuestra parroquia integrantes de la Pastoral de Acompañamiento, recibieron la luz de Cristo y su porta Viático.

Este grupo de ministros extraordinarios de la comunión tendrán la misión de visitar personas enfermas, solas o postrados y también acompañar a sus cuidadores. En la Eucaristía ellos recibieron, de parte del párroco P. José, la bendición de envío a esta hermosa misión de llevar a Jesús Pan de Vida a muchas personas que no pueden llegar a las celebraciones por sus dificultades de salud. El grupo se preparó con formación aproximadamente por 2 años, con el apoyo de Don Miguel Ángel Venegas.

Recordamos que un ministro extraordinario de la comunión es un ministerio laical contemplado en la Iglesia Católica y estipulado en el Canon 230, párrafo tercero del Derecho Canónico que dice: “Donde lo aconseje la necesidad de la Iglesia y no haya ministros, pueden los laicos, aunque no sean lectores ni acólitos, suplirles en algunas de sus funciones, es decir, ejercitar el ministerio de la palabra, presidir las oraciones litúrgicas, administrar el bautismo y dar la sagrada Comunión según la prescripción del derecho”. Y en el canon siguiente (231) establece que para ejercer este ministerio laical se requiere de la debida formación, conciencia y generosidad. De esta manera los laicos pueden ayudar en una forma activa a los párrocos en la distribución de la Comunión, tanto en la misa como fuera de ella.

Deseamos a cada uno de ellos el Señor los guíe y bendiga, mientras la comunidad los acompaña en oración.

Gilda Martin, comunicadora parroquial