Un grupo de misioneras, entre universitarias y profesionales que durante el año reciben formación en distintos centros del Opus Dei, estuvieron realizando actividades de ayuda a la comunidad de Cucao.

Entre los días 07 y 18 de Diciembre, un grupo de 38 mujeres, llegaron a la Comunidad de Cucao, dónde parte de su misión fue visitar enfermos, a las personas que están solas, animar a las familias en la fe católica, y además trabajaron en la pintura de la Capilla del sector. Con el objetivo de asistir tanto material como espiritualmente a las personas, que viven más alejadas, todo eso inspiradas en lo que ha pedido el Papa Francisco: “una Iglesia en salida y misericordiosa”.

Pero como no se puede dar lo que no se tiene, también ellas aprovecharon estos días para crecer interiormente participando en la Eucaristía diaria y teniendo varias instancias de oración, ya que también les acompañó el padre Benjamin Goldenberg. El lunes 17, se concluyó la misión con una Misa de inauguración de la Capilla remodelada, en la que participó parte de la comunidad y don Fernando Oyarzun, alcalde de la comuna de Chonchi. Aún quedan varios detalles por reparar, la ayuda de estas jóvenes fue un comienzo, que se espera sirva de impulso a la comunidad para que todos juntos “reconstruyamos la Iglesia” como llamaron ellas a su labor.