HISTORIA


El 1 de Julio de 1840, mediante la Bula “ Ubi Premum” del Papa Gregorio XVI, fue creado el obispado de Ancud, separándolo del de Concepción .De esta diócesis se han ido desmembrando las de Magallanes, Aysén, Valdivia, Osorno y Puerto Montt. Sin embargo, mediante otra reforma territorial, en 1970, se le anexo la jurisdicción que comprende la nueva provincia de Palena, es decir, Chiloé continental y también las Islas Guaitecas, que hasta entonces pertenecían, tanto estas como aquella, al vicariato apostólico de Aysén.

OBISPOS

Desde su creación, la Diócesis ha tenido los siguientes Obispos:

1.-

D. Justo Donoso (1844-1853)

2.-

D. Vicente Tocornal (solo electo 1853-1857)

3.-

D. Francisco de Paula Solar odM (1857-1882)

4.-

D. Agustín Lucero Op (1886-1897)

5.-

D. Ramón Ángel Jara (1898-1909)

6.-

D. Pedro Armengol Valenzuela odM (1910-1916)

7.-

D. Antonio Castro SS.CC (1918-1924)

8.-

D. Abrahán Aguilera sdb(1924-1933)

9.-

D. Ramón Munita (1934-1939)

10.-

D. Hernán Frías (1940-1945)

11.-

D. Cándido Rada sdb (1945-1949)

12.-

D. Augusto Salinas F. ss.cc (1950-1958)

13.-

D. Alejandro Duran (1959-966)

14.-

D. Sergio Contreras (1966-1974)

15.-

D. Juan Luis Ysern de Arce (1974-2005)

16.-

D.Juan María Agurto Muñoz (2005 a la fecha )

 

IGLESIAS CHILOTAS

Cuando en 1608  llegaron los jesuitas a Chiloé , se encontraron con una tarea inmensa  debían evangelizar  a una población que vivía dispersa en decenas de islas y cuyo idioma desconocían .Frente a este escenario  ellos crearon un peculiar sistema para llevar adelante su tarea, el que se ha conocido como la “ misión circulante”

Esta misión consideraba la realización de recorridos anuales hacia las comunidades. Al principio los servicios religiosos se realizaban en un espacio libe, pero con el tiempo y en la medida de las posibilidades los se instalaron capillas.

En los edificios no solo se aporto el trabajo comunitario, sino que los lugareños también daban su maestría para tratar la madera, material constructivo abundante en su entorno. Así, con esos elementos, se fue configurando lo que en el tiempo constituiría, la Escuela Chilota de Arquitectura Religiosa en Madera.

En conjunto, estas iglesias son el testimonio excepcional de la tradición cultural chilota, de su arquitectura en madera, de su sistema de asentamiento humano y su vivo sistema de valores y creencias. Por estas razones, estas iglesias fueron postuladas por chile ante la UNESCO para ser incluidas en la lista del Patrimonio Mundial.